Un momento de la seria voltereta que sufrió Leo Valadez en el sexto toro de la tarde. FERNANDO VILLAR EFE

El mexicano Leo Valadez, que confirmó con dignidad su alternativa, cortó una oreja del sexto toro de la tarde después de una muy seria voltereta que le pudo haber causado un gran disgusto, pero se le compensó con un trofeo, como ya es habitual en la tauromaquia moderna.

Leer más
Un momento de la espectacular voltereta sufrida por Joselito Adame en el cuarto toro. JAVIER LIZÓN EFE

Joselito Adame, un torero macho, capaz de sobreponerse a la tremenda voltereta que le propició el cuarto toro, que lo atropelló con la fuerza de un autobús cuando el torero lo esperaba por estatuarios junto a las tablas; Ángel Téllez, un artista, que dibujó varios naturales de ensueño a un toro apocado y de noble calidad. Estos fueron los dos vértices de la desigual y astifina corrida de Araúz de Robles, la cara y la cruz de la épica y la estética, que acabó con el diestro mexicano en el hospital y descubrió a quien quiere ser un nuevo valor de la torería andante. Cuando aún permanecía en el ambiente el intenso perfume del toreo hondo del joven Téllez, y momentos después de que Fernando Sánchez clavara uno de los pares de banderillas de la feria, el mexicano Adame, derecho como una vela, esperó al toro junto a las tablas con la intención de iniciar la faena por estatuarios. El animal se acercó con un galope furioso y en el último instante decidió hacer caso omiso a la muleta y atropellar al torero con su fuerza descomunal. Adame, que además es corto de envergadura, saltó por los aires, dio una vuelta de campana y cayó de cabeza, de forma parecida a como lo hizo Emilio de Justo la tarde del Domingo de Ramos en esta misma plaza. Hizo el hombre de tripas corazón, pero al poco rato logró sobreponerse hasta el punto de plantarle cara, con enorme gallardía, a su fiero oponente, aguantar la mirada desafiante del animal y trazar muletazos desbordantes de decisión y firmeza. Así surgieron un par de tandas emocionantísimas, el toro galopando y con irregular embestida, y el torero asentado en la arena, al tiempo que los pitones rozaban la taleguilla del mexicano y a los tendidos les atenazaba un nudo en la garganta. Más bronco fue el toro por el lado izquierdo, pero no se dio por vencido el torero, que aún tuvo fuerzas para trazar dos nuevas tandas con la mano derecha, exponentes de una entrega ilimitada. Adame dio la vuelta al ruedo maltrecho, con la cara demudada y el dolor en el semblante; así entró en el callejón, y por su propio pie acudió a la enfermería, desde lo enviaron a un hospital para ser sometido a pruebas radiológicas. Minutos antes, había toreado muy bien el joven Ángel Téllez, que ha lidiado muy poco desde que tomó la alternativa en 2019, pero que se ha descubierto como un torero con un hondo sentimiento artístico. Ocurrió en el tercero de la tarde, un toro que no ofreció esperanza alguna en el inicio del último tercio, muy desigual cuando embistió por el lado derecho, pero que se transfiguró cuando su lidiador lo citó, bien colocado, con la muleta en la zurda. Entonces, apagado y noble, humilló, la mirada fija y el paso quedo, y permitió que Téllez dibujara dos sobrenaturales que hicieron crujir la plaza, y dos más, espectaculares, en la tanda siguiente, abrochados con

Leer más
Isaac Fonseca ejecuta un pase cambiado por la espalda a su segundo novillo. ZIPI EFE

El novillero mexicano tiene pinta de torero grande. No hay más que ver la actitud de triunfador con la que se mueve por el ruedo; la seguridad que desprende, el amor propio que destila y esa forma de manejar capote y muleta, valeroso y clásico, hondo y espectacular a un tiempo, temperamental y pundonoroso.

Leer más
El novillero Víctor Hernández, a hombros por la Puerta Grande. PLAZA1

Si es verdad que la plaza de Las Ventas —que se titula como la más importante del mundo— es el faro que ilumina y marca el camino de la fiesta de los toros, esta tiene un serio problema, porque el faro está fundido; mejor, está roto, hecho añicos a causa de que el presidente de la novillada inaugural de la temporada, Jesús María Gómez Martín, le ha infligido un puntillazo en el hoyo de las agujas y lo ha dejado para al arrastre.

Leer más
La plaza de Las Ventas, desde el monumento a José Cubero Yiyo. JOAQUIN CORCHERO (EUROPA PRESS)

Alejandro Talavante, retirado de los ruedos españoles desde octubre de 2018, vuelve a vestir el traje de luces como protagonista de la próxima feria de San Isidro, pues es el único torero contratado cuatro tardes, según figura en los carteles que se presentarán oficialmente esta noche en el curso de una gala en la plaza madrileña.

Leer más
Daniel Luque, a la verónica, el pasado 30 de mayo en la plaza de Aranjuez (Madrid). VERÓNICA DOMÍNGUEZ

El diestro sevillano analiza su trayectoria y su relación con el toro, la razón de su vida.

El diestro Daniel Luque (32 años, Gerena, Sevilla) es un hombre ilusionado, que disfruta de un momento especialmente feliz después de una muy larga etapa personal, marcada por la presión del triunfo y los avatares de una madurez tan rápida como insegura. Así se define él —”y un enfermo del toro”, añade—, cuando, por fin, cree que ha encontrado a la persona y al torero que quiere ser.

Leer más
Paseíllo en la plaza de toros de Pamplona. ÁLVARO BARRIENTOS AP

Algún día, ojalá sea lejano, la fiesta de los toros lamentará con lágrimas en los ojos no haber creado una federación nacional con autoridad en todos los sectores que la ordenara, la modernizara, la colocara en el mundo, le hiciera un traje a medida de los nuevos tiempos, y estableciera una hoja de ruta y comportamiento de obligado cumplimiento para todos los taurinos

Leer más

Parecía que no, pero la temporada taurina de 2021 ha sido larga y fructífera en acontecimientos, algunos de ellos inesperados, sorprendentes, positivos y esperanzadores, junto a otros que confirman que la enfermedad producida por el virus no era pasajera, ni solo fruto de la pandemia.

Leer más

“Si algo tiene claro el movimiento animalista es su lucha contra la tauromaquia. Tiene que haber una razón muy poderosa para que una corriente mundial de pensamiento —que se viene demostrando que es una corriente innecesaria— ataque tan virulentamente al mundo de los toros, que tiene una importancia social y económica pequeña en el contexto internacional”. Este es uno de los axiomas que Antonio Purroy (Pamplona, 72 años), catedrático de Producción Animal de la Universidad de Navarra y aficionado a los toros, expresa en su libro El movimiento animalista, la producción animal y la tauromaquia. Una trilogía malavenida, (Ediciones Temple), de reciente publicación.

Leer más