-Pues yo lo creía muy tarugo compadre, muy majareto.-

-Pues ya ve que las apariencias engañan. Juzgan por juzgar solamente, sin profundidad sentencian y eso no va por ahí.-

-Tiene razón. A ver, con calma explíqueme su idea.-

-Mire, la cosa es muy sencilla. En los últimos años se ha estado abusando con los toros de regalo en ruedos mexicanos. No se puede pensar que una corrida, inesperadamente larga y ventajosa, sea muy del agrado de aquellos verdaderos aficionados que palman un boleto. En este caso hay ventajas, ni duda cabe. Considero una falta de respeto para los alternantes del pudiente obsequiador, la cosa así no es pareja y vamos a la plaza a ver una “competencia” sin ventajas para ningún diestro, que el sorteo sea quien decida las supuestas superioridades y que esto convierta la corrida en un real esfuerzo en pos del triunfo del o los componentes de la tercia, del mano a mano o de quienes compongan los carteles. En los de la lidia ordinaria tiene que verse el esfuerzo de cada diestro, esto repercutiría en beneficio del espectáculo ya que todos lo harían con mayor denuedo y celo.-

-Oléy compa, de pendejo no tiene un pelo.-

-Claro que no y no se burle, mi calvicie es hereditaria.-

-No se haga compadrito, Usted entendió, le estoy dando la razón. Imagine a un boxeador pidiendo al réferi un round más creyendo que la pelea la lleva perdida, a un entrenador de futbol solicitando tiempo de más para ver si deshacen el empate, eso no es ético, taurinamente lo permiten los que mandan en muchas plazas, o sea, los que se pasean por el callejón, no los del palco de arriba que hacen lo que les dictan ellos, los de abajo.-

-Bien “Pelón”, de nueva cuenta oléy.-

-Ya bájele cabrón, le digo que mí pelambre es escaso de parte de padre, de abuelo y demás parientes que usaban sombrero desde jóvenes para esconder su juvenil brillante bola de billar en la parte alta del pescuezo.-

-Ok, le prometo ya ni siquiera compararlo con Elvis o con el jefazo del actual sexenio.-

-Diga nombres completos, no sea maricón.-

-Ni madres, me rompe la ídem el señor Peña.-

-Mire, mi propuesta es, para tratar de eliminar los toritos de regalo, que la legislatura taurina prohíba el corte de apéndices en ellos, que estos sean, como los de los indultos, meramente simbólicos.-

-Pero el pagano se supone asiste a ver un espectáculo “completo”.

-Pos ahí tiene, me esta dando la razón, se va a presenciar lo anunciado. A poco en los carteles dicen que… ¡¡¡6 de “Don Tololoche” 6 y lo que caiga extra!!! Ya le decía que… En los de la lidia ordinaria tiene que verse el esfuerzo de cada diestro, esto repercutiría en beneficio del espectáculo ya que todos lo harían con mayor denuedo y celo, ya se lo había dicho.-

-Y cambiando de tema… Monsieur Castella llegó tarde la noche del pasado día 5, cumpleaños de la plaza México, y los jueces ni pío dijeron sobre su retrazo.-

-No tenían porque amonestarlo, es extranjero y los mexicanos somos hospitalarios. ¿Se imagina lo que dirían de nosotros por Francia, la tierra de nuestros antepasados?.-

-¿Antepasados?.-

-Yes, ¿acaso los niños no llegan de Paris?.-

-Inche compadre, no sea mamila, ya esta grandecito.-

-Hombre, hoy todos andan de mal humor, no entiendo la causa.

-Pos por el berrinche de la noche del pasado día 5, el frío, la desvelada y la desilusión, le dije que era cartel “de polendas” por el aniversario del coso y resultó que “la piñata” traía pura madre, la corrida valió “una pura y dos con sal”, pregúntele a su cuate Gastón Ramírez Cuevas como les fué que por poco de la plaza se va a la chamba para no llegar tarde, inició el jueves y salimos de la plazota el viernes.

-Pero esta temporada, y muchas de las pasadas, han sido corridas muy serias.-

-Serias, ¿de donde?.-

-Bueno, yo me refería a la “seria corrida de aficionados” que están logrando en esta plaza, que como se anunciaba anteriormente, “es la más grande y cómoda del mundo”. Tan cómoda que ahí cada quien hace lo que quiere y le viene en gana. Desde luego que excluyendo al aficionado.-

-Hablando de comodidades. Me chismean que en esa plazota van a hacer rampas interiores de bajada para que lleguen rápido a los lugares los de la tercera edad, las damas o aquel que tenga problemas en la osamenta, ¿será cierto?.-

-¿De bajada?, ¿y las de subida?.-

-Esas no serán necesarias, con encierros como los vistos en el pasado la subida es lo de menos, hasta los quejumbrosos de bastón se salen corriendo o volando.-

-No, pos si, con Usted no se puede hablar en serio.-

-A ver, dígame pues, según Usted, quien fue el triunfador de la corrida nocturna.-

-Pos el que es de Aguascalientes, el que dicen los tercos que tiene nacencia en Teocaltiche, él cortó una oreja, Arturo Saldívar. La de “El Payo” fue “fuera de la jugada”. Y mire compa, esto no demerita nada más allá de la ventajosa ventaja, los de regalo, novillos o toros, también hieren pero insisto que la competencia tiene, y debe de ser en circunstancias iguales y dentro de las reglas establecidas, recuerde porque se inventó el sorteo, para desaparecer la tendencia del quinto toro, el mismo que siempre iba con dedicatoria de parte del ganadero al torero de su predilección. Nada de conveniencias. Y ya para terminar le voy a platicar algo que se sabe en mi rancho. Juancho, el hijo de doña Abundante, era un muchacho muy serio, muy educado, de finos modales, muy correcto, muy de rezadera, sin embargo embarazó a su prima y salio con el cuento que él era casto. Casto incompleto se decía, el recabrón salió que efectivamente era virtuoso, pero casto solo de la cintura para arriba.-

-Tiene razón, sé es o no sé es, pero se olvida mencionar a otro que anoche “ganó”, éste fue Joselito Adame ya que por medio de pequeñas cartulinas solicitaban verlo en ese ruedo, y ¿sabe cuando ira?.

-Sí, nunca en esta temporada y hace bien, su esfuerzo le ha costado encaramarse al envidiable sitio en el que está, los triunfos son para ganarse el respeto y valorarse, nunca para devaluarse, ya lo llamaran, le esperan Sevilla y Madrid y ahí, de estar de regular para arriba, los estériles ceros de la izquierda se cambiaran a la derecha de su cheque.

-Cierto, por bien de todos deseamos ver una fiesta en auge, a la alza, es urgente puesto que, según me decían, junto a las puertas grandes, las rojas rejas que están pegadas a la banqueta que circunda a la plaza México, vieron un cartel que decía… “El ultimo en salir que apague la luz y cierre”.-

-Esto me recuerda al amor de mis amores, a la desaparecida cantante española Gloria Lasso cuando cantaba algo, referente a Capri, que en español decía… ¡¡¡Esto se acabó!!!

… Nos Vemos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario