Ruíz Miguel, un recio coletudo que apenas pudo medio ver la afición mexicana.

HOY HACE 36 AÑOS
Triunfa Ruiz Miguel con los “Victorinos”

Sergio Martín del CampoCronista Taurino
Sergio Martín del Campo
Cronista Taurino

19 de mayo de 1986: “Ruiz Miguel salda su encerrona con “Victorinos” en Las Ventas cortando una oreja del segundo y otra más del cuarto. El público le premia sacándolo en hombros por la puerta mayor. (Martín del Campo Rodríguez Sergio, Tauroefemérides, la historia mundial de la fiesta comprimida en más de 4, 700 fechas importantes, www.fcth.mx, pág. 224).

Se trata de una gesta, una hombrada, una locura torera. Encerrarse, en cualquier coso, con seis toros reviste un acto muy especial, con exigencias y circunstancias profesionales específicas. Crece la demanda cuando un diestro decide y acepta lidiar y dar muerte a toros de una ganadería que compromete con la casta de sus pupilos. Es el caso del hierro de Victorino Martín. Tratándose de la Monumental de Madrid, se agiganta el compromiso, por si faltara algo para adjetivar el hecho de gesta.

Este diestro, al que lamentablemente no pudo ver bien el público azteca, nació en San Fernando, Cádiz el 4 de marzo de 1949. Confirmó apenas la alternativa en el gigantesco coso de la calle Augusto de Rodin, y acaso toreó en dos o tres ciudades más y retornó a su país, en donde sí que desenvolvió plenamente su recia tauromaquia.

El mismo llegó a declarar: “Me las he visto con todo tipo de toros, pero ningunos tan agradecidos como los de Victorino cuando les haces bien las cosas. A veces he llegado a sentirme casi sobrehumano al poderle a uno de estos toros”. (victorinomartín.com/toreros/ruiz-miguel).

Barcelona es el sitio a donde va a adquirir la borla de matador de toros; se la otorgó José Fuentes ante la presencia de Manolo Vázquez el 27 de abril de 1969; el toro del protocolo se anunció como “Panadero” y traía la divisa de Pinto Barreiro.

Ruíz Miguel, un recio coletudo que apenas pudo medio ver la afición mexicana.
Ruíz Miguel, un recio coletudo que apenas pudo medio ver la afición mexicana.

Al año siguiente, el mero día del santo labrador, Isidro, se apersona en la Monumental de Madrid, esta vez para ratificar su título profesional. De padrino llevó a Andrés Hernando y de testigo a Juan José García Corral; del ganado se encargó el patrón de Osborne.

Ruiz Miguel ha sido uno de los muy pocos diestros en obtener un rabo en la Real Maestranza de Sevilla. Sus estadísticas crecen cuando se ve que salió hasta en diez ocasiones por la Puerta Grande de Las Ventas de Madrid; mató 100 corridas de la temible dehesa sevillana de Miura, 86 de Victorino Martín, 50 de Murteira Grave y 36 de Pablo romero. Todas, fuego puro de casta y raza.

Fue un diestro de valor a prueba de infiernos y de un pundonor sin límites.

Todavía, con 62 años de edad, tuvo lo arrestos de reaparecer en el coso de Sanlúcar de Barrameda, estoqueando un encierro de Fuente Ymbbro; esto el 20 de agosto del 2011. Para terminar y poner el punto final a su poderosa muleta, se despidió en su tierra natal el 18 de julio del 2015.

Entradas relacionadas