¡¡¡SOS!!!… APREMIANTE LA AYUDA PARA PEDRO VILLALPANDO.

LA MOLESTIA tiene razón de ser. Nunca mejor dicho que quien, al reflexionar concienzudamente, cambio el significado de las iniciales letras del IMSS, el Instituto Mexicano del Seguro Social, por el de “Importa Madres Su Salud”, tenía la verdad en sus manos, cuerda y real su recapacitación. Y lo digo por lo siguiente, a pesar de que “ganarles a los doctos” estaría en chino. Doctos en diferentes ramas, como bien puede ser la administrativa.

RESULTA QUE la diabetes se convirtió en un calvario para quien fuera modesto novillero, empresario y apoderado, el regiomontano Pedro Villalpando radicado en Puebla desde hacen ya muchos años, mismo al que hubieron de cortarle varios dedos de sus pies en la clínica San Alejandro de esa ciudad donde se dice hay ángeles.

AL PASO de los meses se fue agravando y las amputaciones terminaron al desprenderle quirúrgicamente la mitad de su pierna derecha, de la rodilla hacia abajo, claro está. Los médicos saben sus decisiones, pero el problema del encabronamiento es otro, es la nula atención que se les da a los pacientes, “pacientes” que en veces permanecen días tirados en una camilla, en pleno suelo, esperando los tomen en cuenta para designarles un viejo, sucio y destartalado camastro. Y hay más todavía…

A PEDRO le prepararon para la amputación y le quitaron, considero que correctamente, la ingesta de alimentos y líquidos. Pero, nunca falta “un pero”…

PARA, SUPUESTAMENTE, la “urgente intervención” existió un pequeño retrazo de varios días, interminables y desesperantes horas en ayuno total que terminan con la paciencia de un santo y no creo Pedro lo sea. Pedro es un humano solamente, un ser afiliado al servicio que se piensa es un buen logro del gobierno para con el pueblo que los mantiene. Y hay más todavía…

MUCHOS DE los afiliados a ese “servicio” medico son personas sin recursos, Pedro la está pasando mal también en su economía, malvive haciendo casaquitas, de las que generalmente se cuelgan en los retrovisores de los autos, y conocido por todos que el azúcar resta visión a quienes la padecen, su situación empeora por lo mismo. Por lo anterior se agrega a sus padecimientos la depresión de la incapacidad de acercar el bienestar a su señora esposa y a su joven hija. Ellas hacen milagros para subsistir y trasladarse escalonadamente a cuidarlo y a conseguir los caros suplementos alimenticios con los que no cuenta el servicio social. No cabe duda, el presupuesto del gobierno poblano “es del otro lado”. Sí, del lado de los pudientes.

AHORA, LA urgencia de doña María Luisa Cruz, y su hija Uri Guadalupe, está en conseguir el dinero que se les solicita para que el miembro amputado les sea entregado y así evitar se vaya a la tumba común, esto, me dicen quienes conocen del tema, es para certificar que el miembro no es proveniente de un desconocido, el colmo, si de antemano conocemos el propietario “llegó completo” a la institución… ¡¡¡Viva México!!!

CREO ES de justicia darle la mano a un caído, Pedro hoy necesita le demos un capotazo y veamos si efectivamente existe la cacareada familia taurina. A ver que dicen aquellos a los que anunció cuando podía valerse por si solo. Les paso los teléfonos y el número de su cuenta esperando ver una reacción positiva. De verdad requiere de ayuda monetaria y moral.

Su celular es el 045 222 8 66 01 87.
Esposa… 045 222 566 57 55.
Hija… 045 222 669 15 02.
Banco Walmart… 1000 931 08 04.
… Nos Vemos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario